Zapatillas de punta

 

Es tiempo de zapatillas de punta nuevas?

Quieres experimentar otra marca? Son tus primeras Puntas o pronto te van a poner puntas? Sientes que tus zapatillas no te ayudan a ejecutar correctamente? El uso de las zapatillas inapropiadas puede desarrollar diferentes problemas- que pueden ir desde un juanete, hasta problemas serios en la columna- que te impidan dar más de ti.

Cualquiera que sea tu respuesta, ya sea que estés empezando o seas una bailarina experimentada, nosotros te ayudamos a encontrar esa zapatilla única que se adapte a tus necesidades. Con esto esperamos poder darte las herramientas para una ejecución sencilla, con un mínimo de dolor.

Si tu maestra esta considerando ponerte zapatillas de punta, mediante ejercicios fáciles podremos hacer que tus músculos se desarrollen y fortalezcan al máximo para tener una mejor condición física cuando llegues al momento tan esperado de tus primeras puntas.  Los siguientes pasos deben ser tomados y entendidos, antes de solicitar tus primeras puntas:

Habla con tu maestra, ella es la persona mas importante y la única que puede tomar la decisión de ponerte o no puntas, ya que ella trabaja contigo todo el año y conoce tus necesidades, nosotros sugerimos, pero ella es la que tiene la ultima palabra. Habla con tus padres acerca de la necesidad y costo de los nuevos zapatos. Haciendo un compromiso de cuidarlos y mantenerlos en las mejores condiciones. Cuando adquieras tus nuevas zapatillas de puntas tienes que tomar en cuenta que contrario a los zapatos de calle los zapatillas de punta deben quedar justas y sin espacio para crecer, ya que esto impedirá que puedas tener lesiones en los tobillos y en la cintura.

Un poco de Historia

En los primeros tiempos del ballet clásico no existían las zapatillas de punta, por lo que las bailarinas rellenaban las puntas de los zapatos con algodón. Hace solo 40 años los fabricantes endurecieron las zapatillas con cola, reforzándolas, lo que permitió mayor agilidad y elegancia en los movimientos.

La novedades más importantes que impuso el desarrollo técnico del ballet fueron las zapatillas de punta, utilizadas exclusivamente por las mujeres. Su antecedente data del ballet Céfiro y Flora (1796), de Charles-Louis Didelot, donde los bailarines se paraban sobre las puntas de los pies al ser sostenidos por alambres. En 1813 el maestro Jean François Coulon hizo trabajar a su discípula Geneviève Gosselin las puntas, pero en las zapatillas flexibles que habían sustituido a los zapatos de tacón. Poco después, en 1820, hizo lo mismo con otra bailarina, Amelia Brugnoli. Sin embargo, las zapatillas de punta reforzada fueron introducidas al ballet por Marie Taglioni.
Con este calzado la ballerina (bailarina ) se volvió más inmaterial, etérea, inalcanzable. Con las puntas se restringieron todavía más los movimientos naturales, pero la mujer pudo lograr imposibles con sus pies. Se iniciaron las innovaciones técnicas y virtuosas femeninas, con estilo exótico, calidad etérea y balance precario. También el romanticismo permitió un trabajo más completo del pas de deux, en el cual todo (incluyendo el bailarín varón) se sometía al lucimiento de la bailarina.

Algunos consejos

  • Cuando adquieras una zapatilla de ballet debes recordar que no puede ser muy ancha, ni apretada, debe ajustarse como un guante a los pies.
  • Además los pulgares deben quedar libres, no encogidos, para que puedas trabajar libremente y sentirte sujeta y segura. Estas ultimas dos recomendaciones son válidas para ambos tipos de zapatillas.
  • Debes saber además, que existen puntas para bailarinas con mayor o menor empeine, para las primeros son mas duras, y más difíciles de "quebrar", como se dice en la jerga del ballet, mientras que para las segundas, la punta no viene tan reforzada.
  • Una vez que tienes tus zapatillas de ensayo y/o de punta debes acondicionarlas, coserles el elástico y/o las cintas, según sea el caso, para darles firmeza y comodidad.
  • Elástico: Para saber el lugar exacto donde instalarlo y coserlo, dobla la parte del talón de la zapatilla hacia delante. Luego fija la cinta y/o elástico donde termina el doblez.
  • Debes tomar la precaución de no darle puntadas al cordón o elástico con el que te abrochas la zapatilla cuando esta suelta, pues si lo haces, después no podrás ajustarla como quieras. A propósito de este cordón elástico que viene incorporado a la zapatilla, y que rodea el borde superior de esta: cuando estés en clases debes esconder el nudo y las puntas de este bajo tu empeine, dentro de la zapatilla. Esto es válido tanto para las zapatillas de ensayo como para las de media punta.
 

Vivo Bailando - Av. Cabildo 2350 (Loc. 41) - C.A.B.A. - Tel: 4788-8640 - e-mail: vivobailandoarticulosdedanza@gmail.com